¿Y la basura qué?

2017-10-24

Excélsior.

El terremoto que sacudió a México el pasado 19 de Septiembre dejó entrever que a lo largo del país hay una carencia severa de protocolos ante este tipo de desastres con magnitudes y consecuencias tan fuertes como este. Un ejemplo de esto es el manejo de residuos, es decir, después de este evento se calcula -según cifras oficiales- que hay mas de 3000 edificios dañados de los cuales varios tendrán que ser demolidos y aproximadamente 52 construcciones que colapsaron al momento del temblor. Todo esto genera grandes residuos de manejo especial que hasta el momento generan temor pues de no ser controlados de manera especial, se correrá el riesgo de que se contaminen aguas y suelos y que las calles se conviertan en basureros a cielo abierto, todo esto según expertos del Programa de Gestión Urbano- Industrial de la Cooperación Alemana para el Desarrollo Sustentable en México pues no hay un protocolo especial generado por instituciones específicas que diga cómo proceder en este tipo de desastres.