Alemania, en camino a legalizar el tercer género

2017-11-12

MILENIO

Berlín. El Tribunal Constitucional alemán instó esta semana a la Administración a permitir en el registro de nacimiento la inscripción de personas con un tercer género (ya sea como “intersexual” o “diverso”) además de “femenino” y “masculino”. La sentencia argumenta, basándose en el derecho constitucional a la protección de la personalidad, que las personas que no son ni hombres ni mujeres tienen derecho a inscribir su identidad de género de forma “positiva” en el registro de nacimiento. El fallo supone un paso más allá en la adquisición de derechos de las personas intersexuales en Alemania, luego de que en 2013 lograron una reforma legal que permitió a los padres de los recién nacidos no tener que registrar obligatoriamente a sus hijos como mujeres o varones en el registro civil, si no se podría determinar con claridad su género. El Bundestag (Cámara Baja alemana) tiene ahora hasta fines de 2018 para articular legalmente la decisión del Tribunal Constitucional, apunta la sentencia, que se firme. La ministra de la Familia, Katarina Barley, se pronunció a favor de una rápida implementación de la sentencia por parte del próximo gobierno, emanado de las pasadas elecciones generales del 24 de septiembre y cuya formación está negociando actualmente el bloque conservador de Angela Merkel, los liberales y los verdes. La ex ministra de Justicia, Sabine Leutheusser-Schnerrenberger, del Partido Liberal (FDP), destacó que, “como ocurre a menudo, el Constitucional se ha avanzado al legislativo en el reforzamiento de los derechos intersexuales”. El fallo, que revierte las sentencias previas, incluida una del Tribunal Supremo, responde a la qurella presentada por una persona intersexual, que exigía su derecho fundamental a no ser registrado por la administración como “hombre” o “mujer” sino como “intersexual” o “diverso”. La persona demandante estaba inscrita en el registro civil como mujer, pero un análisis de sus cromosomas presentado evidenciaba que no podía ser calificado ni como hombre ni como mujer. La reforma legal de 2013, que seguía la recomendación del comité Ético Alemán, establecía que “si un bebé no puede ser identificado como perteneciente al género masculino o femenino, se dejara sin rellenar el apartado correspondiente en el registro de nacimiento”. Fuentes del Ministerio de Interior indicaron entonces que el objetivo de la ley era “quitar presiones a los padres” para que inmediatamente después del nacimiento del bebé den por establecido el sexo de éste, lo que en caso de duda puede llevar a “decisiones precipitadas” o incluso operaciones médicas. Hasta ese momento. Los padres estaban obligados a inscribir a sus hijos una semana después de su nacimiento, a más tardar, registrando ahí su sexo. El registro de los intersexuales había supuesto hasta ese momento un desafío para el Legislativo, por tratarse de bebés en que no aparece definida una identidad sexual masculina o femenina determinada, sino que ellos conviven señas cromosómicas u hormonales de ambos sexos. Se estima que el Alemania hay aproximadamente 80 mil intersexuales, algo menos del 1% de la población.